onBRANDING

¡Atención! Sextorsión en Instagram

18/12/2020
|

Desde onBRANDING hemos detectado estos últimos días varios casos de perfiles en Instagram que se hacen pasar por mujeres jóvenes, cuando en realidad, la identidad que se encuentra detrás de «la usuaria» es un varón africano.

El objetivo de estas cuentas es la de entablar conversación con varones ubicados en España, simulando ser una mujer, para poder conseguir material íntimo con el que llevar a cabo una extorsión económica.

Modus operandi.

1. Creación del perfil.

El ciberestafador copia al detalle el perfil de Instagram de una usuaria real sin restricciones de privacidad. En Instagram, si cuentas con un perfil público, cualquiera podrá acceder a tus imágenes y contenidos, y descargarlos.

2. Primer contacto con la víctima.

Una vez el ciberdelincuente ha creado el perfil en la red social (recordemos, a través de la suplantación de identidad) intenta iniciar la conversación por DM con las víctimas que ha escogido.

En estas primeras tomas de contacto la conversación y las preguntas serán bastante comunes y poco agresivas. La primera intención del delincuente es ganarse la confianza del usuario y, de paso, «tantear» la capacidad de éste para detectar que se trata de un perfil falso.

En este momento, el delincuente está valorando si la víctima podría ser apta de caer en la trampa.

3. Traslado de la comunicación a un canal más directo.

Una vez que la víctima se confía, el ciberdelincuente le ofrece la posibilidad de contactar a través de un canal más directo, como puede ser Hangouts.

Esta aplicación pertenece a Google, esto se traduce en que, de entrada, el estafador ya cuenta con la dirección de Gmail de la víctima y, por supuesto, con su confianza.

4. La víctima cae en la trampa.

A través del chat de Hangouts la conversación puede tomar diferentes rumbos que, de hacerse público, pueden perjudicar a la víctima. Además, la aplicación ofrece la posibilidad de llevar a cabo videollamadas.

Esta es la funcionalidad más interesante para los ciberestafadores, ya que a partir de una conversación que pueda subirse de tono la víctima puede ceder imágenes íntimas en directo.

Sobra decir, que en el caso de que el usuario tenga una relación sentimental o laboral que pueda verse afectada si sufre algún escándalo, si cae en la trampa, será el blanco perfecto para la sextorsión.

5. Sextorsión.

Una vez que el ciberdelincuente ha obtenido pruebas suficientes que demuestran una conversación poco apropiada, o incluso mejor, imágenes íntimas de carácter sexual, procede a la Sextorsión.

Esto es, la víctima debe pagar la cantidad económica que el delincuente solicite a cambio de que el contenido captado no vea la luz. Si este contenido salpica al entorno cercano de la víctima puede ocasionarle problemas personales, profesionales y reputacionales graves.

¿Cómo fluyen estas comunicaciones en Instagram?

La prevención es la clave para no ser víctimas de estas estafas. El exceso de confianza hacia usuarios que desconocemos puede jugarnos malas pasadas.

Este tipo de ciberestafas pueden perjudicar gravemente la reputación de las víctimas, sus relaciones personales y laborales.

Si has sido víctima de estafas o de extorsión en Instagram, ponte en contacto con nosotros. En onBRANDING somos especialistas en ciber investigación, ciberseguridad, en reputación digital y en redes sociales.

Gracias por compartir

Identidad digital

Métodos de análisis y
valoración de pédida
de imagen en la red