«En las cadenas de whatsapps circula estos días un chiste: un hombre enojado grita ante el ordenador: “¡Cómo que es un bulo, si es lo que yo pienso!” Los bulos apelan a nuestros sentimientos y convicciones, y puede que por ello tengan tanto éxito. Pero no siempre son un fenómeno espontáneo: también se fabrican, tienen intención política y social y se diseñan campañas específicas.[…]

Esta clasificación es aceptada por los analistas de redes. Selva Orejón, perito judicial, experta en investigación digital y directora ejecutiva de OnBranding, aporta el dato de la existencia de auténticas fábricas de bulos, de las que ha localizado por los menos tres, ubicadas en San PetersburgoChile Argentina. Describe su funcionamiento: “imagínate un call center , con personas trabajando con tarjetas SIM de teléfono o con correos electrónicos, que programan publicaciones con herramientas manuales, que crean ellos, u otras comerciales, con el fin de llegar a mucha gente provocando retuits y likes . Se trata de crear movimiento como si fueran una persona”.

Lo más inquietante es el bajo precio que puede tener difundir una noticia falsa. Orejón señala que una campaña de bulos que dure una semana puede costar unos 600 euros, pero contrarrestarla se irá de 2.500 a 3.500 euros, dependiendo de a cuánta gente haya llegado la información. “Sale a cuenta”, explica.»

Puedes ver la noticia completa en el siguiente link

Gracias por compartir